Losa de concreto reforzado

Posted by
losa de concreto
Photo by Engin Akyurt on Pexels.com

La losa de concreto reforzado, representa un parte fundamental del sistema estructural de un edificio para soportar todas las cargas que se generen.

Existen diferentes tipos de losas en concreto reforzado, que van ligadas al diseño que mejor se ajuste a las necesidades de cada construcción. Podemos encontrar losas macizas de concreto reforzado o postensado, así como también las losas planas reticulares.

La tecnología de los materiales permite obtener diseños de losas que ven reducidos sus espesores, tiempos constructivos y ahorros significativos de dinero.

Proceso constructivo de una losa de concreto armado

Una losa de concreto debe tener solidez, capacidad portante, aislamiento acústico y térmico, resistencia al fuego y a los sismos.

Preparación del sitio de construcción

Teniendo como prioridad la seguridad de todas las personas que se movilizan en el área de trabajo, el ambiente debe ser ordenado y limpio. Una de las principales actividades que se lleva a cabo, consiste en la remoción de toda la cobertura vegetal y limpieza del terreno.

Preparación de materiales y maquinaria

Es especialmente importante contar con todos los elementos necesarios para realizar un trabajo ininterrumpido, sin paralizaciones. Además de los materiales, es necesaria la utilización de gran cantidad de herramientas que debe estar disponible para los trabajadores.

El equipo debe estar en buen estado y a disponibilidad, esto incluye el uso de andamios, mezcladora, escaleras, retroexcavadora (en caso de ser necesario), etc.

Toda la madera debe estar en sitio, el acero para refuerzo, tuberías, cemento, arena, piedra picada, alambres, clavos, productos para encofrado. Así como también, se debe contar con acceso al agua para la preparación de mezcla y limpieza general posterior.

Apuntalamiento y encofrado

El encofrado sirve para moldear y definir una forma específica de la losa de concreto, facilitando la colocación del acero en su sitio. Existe gran cantidad de materiales que pueden ser utilizados para el encofrado de una losa y que pueden ser utilizados solos o en conjunto.

Se suelen emplear materiales como la madera, encofrados metálicos y elementos de plástico, algunos removibles y otros no.

El encofrado reutilizable disminuye los costos de producción, pero requiere de un cuidado especial y adecuado mantenimiento. Es importante la limpieza de todas las partes, después de ser utilizados, así como también su correcto almacenamiento.

La utilización de algún material que facilite la remoción de los moldes del cimbrado, ayuda a preservar su estado. Puede ser de gran utilidad emplear aceites, grasa o combustible, en la cara que va a quedar en contacto con la mezcla de concreto. Especialmente cuando se utiliza madera como material de encofrado, es necesario emplear algún producto que facilite su remoción y evite que se roma al quitarla.

Acero de refuerzo para losa de concreto

El corte y figurado del acero se realiza previo a su instalación, para ello se adecúa un banco de refuerzo en donde se lleva a cabo el doblado. 

La distribución de todas las varillas de acero y su ubicación dentro del espacio que ocupará la losa, se realiza acorde a los planos estructurales. Se debe fijar, amarrar, espaciar, de manera tal que cada elemento se mantenga en su sitio durante el vaciado de concreto.

El acero inferior de losa se coloca primero, posteriormente se procede a la distribución de todo el acero superior, así como también tuberías que pasan por la losa.

Vaciado de concreto para losa

Es el proceso mediante el cual se coloca un volumen de mezcla de concreto a lo largo de toda la superficie de losa, hasta alcanzar el espesor requerido.

La capacidad de carga de una losa de concreto es uno de los principales elementos necesarios para determinar el diseño de espesor y resistencia de la losa. El grosor o espesor de una losa, nos da la altura o nivel hasta el cual debe ser vertida la mezcla de concreto durante el vaciado.

Antes de colocar el concreto, se debe verificar la colocación del refuerzo, tuberías (agua, electricidad, desagüe) acorde a los planos de construcción. También se debe verificar que el encofrado este posicionado adecuadamente y sin aberturas por donde se pueda salir la mezcla.

Una vez se han colocado todos los elementos en su sitio, se procede a verter la mezcla de concreto premezclado o preparado en sitio. 

Dependiendo del nivel al que se esté vaciando, puede ser necesaria la utilización de baldes, carretillas o incluso grúas para realizar un correcto vaciado.

La distribución de la mezcla se realiza con distintas herramientas, palas, rastrillos, vibradores. Cuidando siempre de no segregar los agregados de la mezcla durante el vibrado y colocación.

Curado del concreto

Para evitar la pérdida de humedad de la mezcla (evaporación del agua), se deben humedecer las superficies de la losa durante al menos la primera semana después del vaciado. En climas calurosos se debe tener especial cuidado de mantener el concreto humedecido para evitar agrietamiento en las estructuras.

Finalmente se debe desencofrar y remover toda la formaleta que dio forma a la losa de concreto, respetando los plazos y tiempos de remoción.

 

Deja un comentario