Techos de dos aguas

Posted by

Los techos de dos aguas ha sido tradicionalmente la forma más sencilla de construir la cubierta de una casa. Su principal función consiste en la evacuación rápida de elementos que entren en contacto con la superficie de la cubierta, ya sea por lluvia o nieve. 

La construcción de techos de dos aguas debe tomar en cuenta el grado de inclinación, tipo de material de la cubierta y clima predominante en la región. La pendiente de estos techos para climas lluviosos debe ser superior al 20% para lograr una rápida evacuación de las aguas lluvias.

El diseño de los techos de dos aguas debe contemplar aleros en longitudes que permitan proteger la estructura de paredes de la construcción.

Casas con techos de dos aguas

Techos modernos

Es ideal para las construcciones rurales o citadinas, ya que este tipo de cubierta no se limita a un estilo en particular. Se adapta a la perfección al campo, así como también a las construcciones dentro de grandes ciudades.

La caída de un techo de dos aguas no tiene porque ser un diseño aburrido, también se puede jugar con los niveles y variar un poco. El caballete o intersección de las aguas de un techo debe ser lo suficientemente elevada para permitir que la caída lateral tenga una altura apropiada. 

Tipo cabañas

Permite integrar elementos al diseño a diferentes niveles, tal es el caso de esta construcción, en donde sus propietarios decidieron anexar una pequeña terraza en la azotea. Aprovechando la caída de la cubierta de esta pequeña cabaña, se puede disfrutar el entorno de la naturaleza.

Tradicionalmente las cabañas campestres son diseñadas a dos aguas, especialmente en los climas fríos es muy común observar este tipo de construcciones.

Variedad en cubiertas 

Con el paso de los años y la aplicación de tecnologías modernas en la elaboración de materiales para cubiertas, encontramos mayor variedad en el mercado. Hace algunas décadas se construía casi siempre en madera, cuya belleza es indiscutible pero su elevado costo por mantenimiento y durabilidad resultan cuestionables.

Fachadas de techos de dos aguas

La estética que brindan los techos a dos aguas puede servir para complementar el estilo de tu casa. Desde las tendencias más modernas hasta el estilo más rústico que desees transmitir, pude verse favorecido al elegir techos de dos aguas.

Con aleros o sin ellos, la inclinación que demos a la cubierta del techo permite una mayor o menor visibilidad de la superficie. En las imágenes se observa una cubierta de canal ancho metálico, en tonalidades gris mate que combinan a la perfección con los demás elementos.

Lo cierto es que el mercado actual cuenta con vasta cantidad de materiales para la fabricación de cubiertas. La madera y la cristalería de esta casa se integran de manera proporcionada con el diseño de su techo.

Ventajas y desventajas en techos de dos aguas

Al igual que cualquier otro estilo de construcción, los techos de dos aguas pueden brindar grandes ventajas, a la vez que tienen sus limitantes. Es cuestión de realizar un diseño que se adecue a los gustos, necesidades y presupuesto de cada cliente.

Ventajas

Es económico. La construcción de un tejado con dos caídas es quizás una de las formas más tradicionales de instalar la cubierta de una casa. Por lo tanto, el método constructivo resulta bastante simple, se puede economizar material tanto en la estructura de soporte, como en las láminas del techo.

Facilidad de mantenimiento. Las caídas de este tipo de cubierta simple, permite que el agua se drene de manera apropiada, lo que evita la humedad que tanto deteriora las superficies de las cubiertas.

Versatilidad de uso. El diseño a dos aguas es útil para los climas lluviosos, calurosos o fríos, debido a su forma evitara la acumulación de hojas, agua o nieve.

Reutilización del espacio aéreo. Dependiendo del grado de inclinación que se le dé a la cubierta, puede ser utilizado como una pequeña recámara, depósito, cuarto de estar o incluso como alcoba. 

Desventajas

Pobre variedad de diseños. Al momento de diseñar este tipo de tejados se tiene la gran limitante de no tener mayor libertad de estilos; más que la inclinación u orientación de las láminas.

Baja resistencia a los fuertes vientos. La estructura debe estar correctamente construida y las láminas deben estar bien fijas a la misma para evitar ser arrancadas por los fuertes vientos.

Dependiendo de la orientación que se le dé a las caídas del techo, puede resultar difícil llevar a cabo ampliaciones futuras. En caso de tener que prolongar la caída de uno o ambos lados, podemos no tener la elevación mínima necesaria para construir la nueva pared. Es por ello que el diseño inicial debe contemplar futuras remodelaciones de la vivienda o por lo menos orientar el techo de forma tal que sea fácilmente modificable.

 

Deja un comentario