Materiales para construcción de repello o revoque

Posted by

El repello o revoque se realiza para cubrir la superficie de paredes de mampostería, mediante la utilización de materiales para construcción de repello o revoque de paredes, cubrimos imperfecciones de las superficies tratadas.

La mezcla de repello o revoque, va a cubrir y proteger la superficie de paredes de bloque de concreto o ladrillo.

El término repello no es común en todos los países de habla hispana, algunos países utilizan otros términos que corresponden a esta actividad de la construcción, como veremos a continuación:

Venezuela friso
México revoque, aplanado o repello
Perú tarrajeo o revoque
Panamá repello
Nicaragua repello
Ecuador enlucido o revoque
Paraguay revoque
Argentina revoque
Colombia pañete, repello o revoque
Chile estuco
Honduras repello
República Dominicana Pañete
Costa Rica repello
España enfoscado
Guatemala repello o acabado

Calidad de los materiales

materiales para construcción de repello o revoque
 Los materiales deben ser los adecuados en cantidad y calidad.

La calidad de los materiales para la construcción de repello o revoque, juega un papel muy importante en relación a los resultados finales. Por ejemplo, cuando la arena se deposita en el suelo o en superficies que contengan algún material diferente, esta se puede contaminar, así pues, se ven alteradas propiedades como la adherencia o la trabajabilidad de la mezcla, durante el proceso constructivo.

Los materiales que nos brinda el mercado mundial en la actualidad pueden mejorar la eficiencia de los trabajos de construcción, al disponer de morteros predosificados, que son premezclas realizadas en fábrica, con las proporciones adecuadas para garantizar la calidad de los resultados, también disminuye el desperdicio y mano de obra calificada.

Los materiales que encontramos en el mercado actual, han sido modificados para obtener mezclas más homogéneas y estables, con experiencias de trabajo más limpias, de mayor calidad en menor tiempo, lo cual no implica que se puedan obtener mezclas de gran calidad a través de morteros tradicionales.

Al emplear una mezcla estándar con materiales para construcción de repello o revoque de paredes tradicionales (cemento, arena y agua), estamos a merced de los procesos de calidad que tenga implementado el proveedor en la fuente de la materia prima, no así, los morteros predosificados.

La arena para la construcción de repello o revoque

Cuando la arena  proviene de la fuente natural, trae consigo otros componentes que deben ser removidos a través del colado, ya que es un material indispensable para la construcción de repellos, por lo tanto, el colado es esencial, lo que obliga a  destinar tiempo de la mano de obra contratada a esta actividad.

La arena puede ser adquirida a través de sacos comerciales, que se venden como un material para construcción listo para usar, en consecuencia, no será necesario colar, ya que es una arena con propiedades adecuadas para obtener un acabado de gran calidad.

Propiedades deseables en los materiales para construcción de repello o revoque:

    • Fácil colocación
    • Adherencia a la superficie en la que se aplica
    • Buena trabajabilidad
    • Retención de agua

Materiales para construcción que mejoran las propiedades de una mezcla tradicional de repello o revoque

La cal

Según estudios realizados por Thomson (2000), la cal mejora las propiedades de los materiales de construcción requeridos para preparar morteros, en relación a trabajabilidad y plasticidad, así como también disminuye la contracción durante el secado.

La cal agregada a los materiales para construcción de repello o revoque, a través de los años da lugar a la carbonatación, que es un proceso químico, el cual permite el autosellado de grietas que se generan a lo largo de los años. Dicha reacción química favorecida por la cal agregada, no es posible lograrla con otros aditivos del mercado.

Cálculo de materiales por m2

Cómo calcular materiales para revoque o repello: materiales para 1m2 

Para realizar el cálculo de materiales para construcción de repello o revoque, es necesario conocer el área a repellar y el tipo de material que se desea utilizar, acorde a la necesidad individual de cada situación.

Este calculo de materiales va a estar condicionado por las especificaciones técnicas de arquitectura en vigencia, para efectos del cálculo de materiales en el ejemplo se empleará la siguiente dosificación, en un mortero tradicional (cemento, agua y arena):

1:4:1

0.175 sacos de cemento (en base a sacos de 42.5 kg), es decir,

7.44 kg de cemento

0.02 m3 de arena

Espesor de repello o revoque

Existen diferentes tipos de repello, como por ejemplo el repello fino o grueso, se diferencian, entre otras cosas, por espesor en la colocación de las capas.

Antes de realizar la colocación de la mezcla para repello de paredes, se deben sacar los plomos, verificando diferencias de nivel en la pared, como consecuencia se obtendremos el espesor de la capa a emplear.

Es recomendable que los repellos no superen entre 1 cm y 1.5 cm de espesor, en caso de tener paredes muy desaplomadas, se deben emplear otro tipo de productos previo a la colocación de las capas de repello.

La ventaja de lograr un acabado de repello fino es que a la hora de pintar paredes se disminuye el desperdicio de materiales.

Tipos de repello o revoque

El repello o revoque puede ser clasificado en base a su consistencia y propiedades, tales como el repello o revoques hidrófugos y el plástico. Las propiedades hidrófugas en un repello son requeridas en la cara externa de las paredes, donde mayormente se ve expuesto a la humedad del ambiente. Por otro lado, el repello plástico llega a cumplir funciones estéticas de las fachadas o exteriores, al brindar diversidad de texturas y acabados de la pared en donde se aplique.

Materiales para construcción de repello o revoque de paredes predosificados

La arquitectura es una rama del saber que se ve ampliamente apoyada por los fabricantes de materiales para construcción. Para cada producto el fabricante suele facilitar las especificaciones técnicas que describen los componentes, usos y en muchos casos metrologías de trabajo.

En caso de elegir mezclas predosificadas las relaciones de materiales van a variar, si las comparamos con las mezcla tradicional (cemento, agua y arena).

Acabado fino

Cemex – Multiplast

    • Este producto ha sido fabricado a base de cemento blanco.
    • Está indicado para repellar paredes internas o externas en espesores finos, que van desde los 3mm a los 5mm.
    • La preparación de este mortero se realiza por saco de 40kg, mezclando con 10 a 11 litros de agua limpia.
    • Se recomienda aplicar el producto en dos capas, dejando un espacio de aproximadamente 20 minutos de secado desde la colocación de la primer capa de producto.
    • El desperdicio de este producto ronda el 3%, según el fabricante.
    • El acabado final de la pared repellada es de color blanco, posterior a las 24 horas de la aplicación de la última capa del producto.

Acabado grueso

Intaco – Repemax capa gruesa

    • Este tipo de mortero está indicado para paredes con espesores entre 5mm y 20 mm, especialmente modificado para realizar repellos en capas gruesas.
    • Puede ser empleado sobre superficies de mampostería y muros de concreto, en paredes interiores y exteriores.

Con este material para construcción de repellos o revoque, se obtiene un acabado fino, libre de fisuras, colocación y preparación eficiente, buena adherencia, buena trabajabilidad y limpieza en las áreas de trabajo.

Laticrete – 3140 Latirender – repello grueso

    • Este tipo de mortero solo debe agregársele agua y mezclar para homogenizar el producto, como resultado se obtiene un mortero que funciona adecuadamente para interiores y exteriores.
    • Con el uso de este material para construcción de repello o revoque de paredes, se eliminan los errores por dosificación, ya que es premezclado por el fabricante y está garantizada su alta trabajabilidad en las superficies que recubre.
    • Se emplean de 6.8 a 7.5 litros de agua por cada saco de producto, que vienen en presentaciones de 40 kg.
    • El producto está diseñado para ser mezclado con agua, posteriormente debe reposar por espacio de 10 minutos, para luego volver a re mezclar, finalmente se verifica su consistencia y se aplica en las paredes.

Acabado similar al acrílico

Kermill – mortero de acabado blanco MD 450

    • El acabado final de este producto es muy similar al revestimiento acrílico para paredes, con una alta adherencia y es un producto transpirable para la pared repellada.
    • Importante destacar que la aplicación de este producto se realiza después de repellar las paredes.
    • Su dosificación es de1 saco se mezcla con 7 litros de agua, aproximadamente.

Herramientas utilizados en la preparación de mortero para la construcción de repello o revoque:

    • Carretilla: es una herramienta muy versátil, compuesta por un cajón para colocar la carga, una rueda y dos varas para agarrar la carretilla.
    • Tanque o recipiente: generalmente se utilizan tanques, también conocidos como cubos de una capacidad de 5 galones.
    • Pala: es una herramienta para construcción, indispensable, tiene múltiples usos, además de la excavación. Consta, de un mango que puede ser de metal o madera y una parte plana, que sirve para excavar o cargar materiales.
    • Llana metálica: esta herramienta de trabajo consta de una superficie plana, lisa y metálica unida a un asa. Sirve para extender los morteros de repello sobre la superficie de la pared durante el repello o revoque.
    • Palaustre o cuchara de albañilería: también conocida como la paleta de albañil, consta de una lámina metálica triangular con un mango de madera, cuya función es aplicación de mezclas o morteros en la superficie que se está trabajando.
    • Regla de madera o codal de aluminio: permite distribuir, aplanar, eliminar excesos y nivelar la superficie de la pared que se esté trabajando.
    • Llana de goma o plancha de madera: su forma debe ser plana y lisa, la cual está sujeta a un asa para alisar y finalizar el acabado de la capa de repello o revoque.
    • Manguera o rociador: para humedecer las superficie previo a la colocación de las capas de repello y posterior a la actividad para curar la superficie, garantizando un buen acabado final.

 

Deja un comentario